Descubre cómo mejorar tu economía

59. Quieres evitar el fracaso Descubre sus causas - Final

¿Quieres evitar el fracaso? Descubre sus causas (Final)

¿Quieres evitar el fracaso? Descubre sus causas (Final)

Natalia Espinosa

Hoy te presentaré las razones que estaban pendientes y que podrían estar boicoteando tu éxito en la vida

En las dos últimas publicaciones hablamos de las 12 primeras causas del fracaso expuestas por Napoleón Hill en el libro “Piense y Hágase Rico”. En este artículo, condensé las 18 que faltaban, así que anímate a leer, puede que descifres qué es lo que te ha estado estancando hasta ahora.

Frágil poder de decisión

El autor asegura que una de las diferencias entre las personas exitosas y las que fracasan, es que las primeras toman decisiones rápidas y si en algún momento llegan a cambiarlas, lo hacen con calma. Por otro lado, las segundas se deciden con lentitud y de forma insegura, por lo que cambian de opinión frecuentemente y con mucha facilidad.

Lo anterior, se debe precisamente a no tener claro tu objetivo, ya que cuando sabes a dónde vas, puedes saber rápidamente si una decisión determinada te pone más cerca o más lejos de lograrlo.

Ser víctima del miedo

El miedo tiene una utilidad para el ser humano, de no ser así no existiría dicha sensación en nuestro cuerpo. Su finalidad es alertarnos de una posible pérdida futura, puede ser de una pareja, un trabajo, la salud, entre otras, sin embargo, cuando no está en equilibrio pasamos a ser víctimas del miedo. No sentirlo te lleva a ser temerario y arriesgar más de la cuenta, pero sentirlo en exceso te hace un cobarde. Cuando está en equilibro realizas tus acciones con prudencia, es decir, identificando tu debilidad y haciéndote cargo para seguir avanzando.

Un ejemplo está en las inversiones, cuando te arriesgas demasiado sin medir tus posibles pérdidas futuras puedes quedar en la ruina, pero cuando no te atreves, simplemente te quedas donde estás (en el mejor de los casos). Si lo tienes en control te preparas y te lanzas, esa es la forma de ganarle al miedo.

Una pareja inconveniente

Luego del periodo del enamoramiento viene el verdadero amor, momento en que tu pareja se vuelve compañía, apoyo, complemento y agarre, es un contacto íntimo para recorrer un largo camino juntos. Si tu relación con la persona que te acompaña no es armoniosa, afectará sin duda muchos otros ámbitos, pudiendo estancarte en la infelicidad y apagar tu alegría.

Es muy importante considerar tu pareja esté alineada con tus aspiraciones y metas a largo plazo, lo que no quiere decir que impongas tus intereses por sobre los suyos, sino que sus deseos para el futuro miren en una misma dirección, de esa forma el camino será mucho más fácil y podrán juntos llegar aún más lejos.

Exceso de precaución

Esto va de la mano con la causa que referida al miedo, ya viste que el exceso de éste lleva a la cobardía y, por lo tanto, a tener demasiada de precaución. Digo la palabra “demasiada” porque sobra, frena tu avance y terminas conformándote con el trozo de torta que quedó luego de que todos los demás eligieran su parte. Recuerda de todas formas buscar el equilibrio, ya que la falta de precaución tampoco es muy saludable.

Alianza inconveniente

Expuesta como una causa muy común en el fracaso, la elección de un mal socio en los negocios es un punto que debes observar con mucho cuidado. Es muy fácil dejarse llevar por la simpatía, relación familiar, amistad estrecha o simple afinidad, pero cuando te embarcas en un proyecto, tu socio tendrá que cumplir con algo mucho más importante: ser un complemento y alguien digno de tu admiración, del que puedas aprender y emular para crecer.

Superstición

Las personas supersticiosas lo son para sentir que tienen el control sobre ciertas situaciones de su vida, pero es más bien fruto de la ignorancia. Es bueno que tengas ciertas cábalas o rituales que te den ánimos y refuercen tu confianza, pero cuida que siempre predomine la apertura de mente.

Vocación errada

Existen muchas variables que puedes considerar para decidir qué camino vocacional seguir. Los más utilizados hoy en día son: que dicha vocación sea bien remunerada, que tenga una buena demanda para asegurar ocupación “permanente” y que, ojalá, se te dé bien.

Si lo piensas un poco, esas variables ya están fuera de tiempo, porque el mundo de hoy avanza tan rápido que no hay cómo saber si alguna profesión u oficio determinado seguirá siendo requerido en igual medida en 20 años más.

Eso lo saben las personas que triunfan, por lo que deciden embarcarse en una senda que los motiva en lo profundo, porque han comprobado una y otra vez, que es esencial hacer lo que amas y ser feliz para tener éxito.

Dispersión de la energía

Esto está ligado al frágil poder de decisión (la primera causa expuesta en este artículo), ya que también se presenta ante la ausencia de un objetivo concreto. Se refiere a que, si haces o sabes un poco de todo, será muy raro que te conviertas en un especialista o experto en algo. Lo ideal es que concentres todos tus esfuerzos en una meta principal, clara, concisa y alineada con tu motivación poderosa.

Nulo control en los gastos

Si eres una persona derrochadora, entonces eres mucho más propenso a sentir temor de caer en la pobreza. Pero no es esa la explicación principal de esta causa, más bien se refiere a que, si eres bueno para gastar, es muy probable que seas malo para ahorrar y, de ser así, te privas de tener una base sólida que te brinde coraje para afrontar cualquier negocio u oportunidad.

Cuando gastas sin medida, es muy probable que tus decisiones se vean influenciadas en conseguir el dinero necesario para solventar tu estilo de vida, así que probablemente aceptes lo que te ofrezcan y no tengas la opción de dedicarte a algo por lo que sientas pasión.

Carencia de entusiasmo

El entusiasmo es contagioso y, si está presente en tu vida y lo dominas bien, esto será bien recibido siempre por quienes te rodean. Cuando algo no te entusiasma, lo que transmites a los demás no puede llegar a ser una idea convincente.

Busca qué es lo que te encanta de lo que haces hoy y pon todo tu enfoque en ello. Luego, busca cómo podrías sentirte aún más animado y trabaja por crear esas circunstancias.

Intransigencia

Hace algunos años, conocí una persona que en nuestra primera conversación me dijo “No hay nadie en este mundo que pueda enseñarme algo que yo ya no sepa”. De nmediato sentí una pena grande por ese hombre, porque su intransigencia era tan grande que le impedía seguir aprendiendo. Creo que con eso me expliqué respecto a la intolerancia, no te permite crecer, mejorar ni triunfar.

Recuerda que siempre se puede aprender algo nuevo, siempre tendrás la posibilidad de rescatar algo, incluso dealguna experiencia ya vivida, y no será precisamente porque dicha experiencia haya cambiado, sino porque tu atención se basa en cosas diferentes y captarás otras partes del mensaje.

No Moderación

Esto tiene una estrecha relación con la habilidad para controlar tus impulsos, la que yo considero clave para tener éxito en la vida. La falta de moderación en lo que comes, bebes y consumes es algo nefasto que le hace el camino más fácil al fracaso.

Para conseguir dominar tu control de impulsos es importante que te conozcas muy bien, pues sólo tú sabes cuáles son tus debilidades y cómo evitar caer en ellas, aunque sea poniéndote trampas.

Por ejemplo, si eres una persona que gusta demasiado de comer dulces, cada vez que pienses en comprar alguno, postérgalo para mañana, ya verás cómo tu cuerpo y mente lo toleran, porque sólo lo aplazaste un tiempo determinado y, lo más sorprendente, es que al día siguiente tendrás más fuerza de voluntad para continuar con moderando tu consumo.

No cooperar

La tendencia a evitar la cooperación con las demás personas va en contra de las virtudes que debe poseer una persona que es líder o que va en serio por lo que desea. Ayudar y trabajar en equipo multiplica tus posibilidades y te permitirá llegar mucho más lejos, ya que podrás adquirir nuevas habilidades y entablar relaciones que enriquecerán tu mundo.

Tener una posición de poder sin méritos

Cuántas veces has leído o escuchado sobre una persona X que nace en cuna de oro y termina arruinando la fortuna de su familia o también de otros que se ganan la ansiada lotería y finalmente terminan igual o más pobres que antes.

Si quieres tener éxito en la vida no es cosa de circunstancias, si no de lo que tú haces estando en ellas. Yo lo veo todos los días, he asesorado a personas que ganan mucho y que ganan poco y me ha sorprendido ver casos en que un salario abultado no impide ni de lejos caer en la ruina.

Si quieres triunfar debes trabajar en tus méritos primero, el poder llegará como consecuencia, si sucede al revés no será sustentable por mucho tiempo.

Deshonestidad

Uno de los valores más grandes en el mundo es la honestidad, por lo que no hay esperanzas para la persona que suele engañar en forma deliberada, pudiendo causar la pérdida de su reputación o, incluso de su libertad.

Si tienes este mal hábito no será fácil sacarlo de tu vida, sobretodo porque probablemente disfraces la verdad por miedo a las consecuencias. Sin embargo, a medida que vayas incorporando la honestidad a tu vida, verás que te sientes más libre y confiarás más en ti mismo.

Egotismo y vanidad

Sí, escribí bien, la palabra es Egotismo y se refiere al afán de hablar de sí mismo, su diferencia con el “egoísmo”, es que el primero se centra en la atención y el segundo en lo que se da.

Cuando te centras en exceso en hablar o escribir sobre ti mismo, te alejas de lo que te rodea, al mismo tiempo que las demás personas reaccionan apartándose también. Eso afecta tu posibilidad de trabajar sanamente en equipo y puede influir también en tu percepción de la realidad, algo fatal si quieres conseguir el éxito.

Vigila que le estés brindando la justa importancia a tus cualidades tanto como a las de los demás, mira tus méritos de la forma más objetiva posible y practica ponerte en los zapatos de los otros para contrarrestar esta dañina causa.

Adivinar en vez de pensar

Esto se ve un montón al momento de invertir y pasa por precipitarse. La pereza o la impaciencia impiden que alguien pueda pensar con precisión, por lo que se basará en cosas que, lógicamente, no tienen ningún sentido.

Un ejemplo muy claro es la compra de la “casa propia”. Cuando te encuentras en la búsqueda, probablemente tomas en cuenta lo siguiente: el barrio, los vecinos, la seguridad, la amplitud de espacios, lo bonito del jardín, la cantidad de habitaciones y baños, la orientación, entre otras cosas. Esas variables abarcan toda tu atención porque será lo que te afecte en lo cotidiano, pero… ¿dónde están los riesgos más grandes?, en la correcta instalación eléctrica, la calidad de las tuberías y, si vives en un país sísmico, en la resistencia de los materiales y el buen diseño arquitectónico.

Apuesto que no habías considerado hasta ahora asesorarte por un experto para ver en qué condiciones está la estructura o las instalaciones, ni tampoco investigar a la constructora para conocer si tiene historial de reclamos o a la inmobiliaria/actual propietario para comprobar que no se trate de una estafa.

No te culpo si no tuviste antes esas variables en la mira, después de todo así lo hace casi todo el mundo. Te dejaré propuesta una reflexión: ¿por qué crees que la gente no es igual al comprar un auto usado?, si lo piensas, en ese caso se asesoran por un mecánico y tienen una lista detallada de todas las consideraciones que debe aprobar el vehículo antes de adquirirlo. Deja tu respuesta en los comentarios, será muy interesante conocer tu punto de vista.

Falta de liquidez

Esta es la causa por la que la mayoría de las PYMES fracasan. La liquidez se refiere al dinero que tiene una empresa o persona para su libre disposición. Muchas veces las pequeñas empresas se ven en aprietos por no contar con dinero o crédito para absorber las consecuencias de su inexperiencia o sencillamente, el atraso de un pago.

Si te fijas, tiene relación con la causa que hablaba del derroche, porque esa característica dificulta la acumulación de dinero que te será útil ante una eventualidad adversa.

 

He concluido con las 30 causas del fracaso descubiertas por Napoleón Hill. Lo que quiero que te lleves de estos 3 artículos, es que el poder de conseguir lo que deseas está en ti y no depende de tu posición social, la cantidad de títulos colgados en tu pared o de si posees una inteligencia sobrenatural. Más bien, lo que debieras cultivar es tu control de impulsos, hacer las cosas con pasión, que es el dulce precio del éxito, ser positivo y fomentar la cooperación.

De todas las causas expuestas ¿cuál crees que es la que más te ha afectado?

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Jaime Medina
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Descubre las 3 claves probadas para optimizar tu economía

Descubre las 3 claves probadas para optimizar tu economía

mockup-3-videos-claves-probadas-mockup_400px

Al formar parte de Realizados tienes como Regalo de Bienvenida una serie de 3 VIDEOS GRATIS que te mostrarán cómo comenzar a mejorar tu vida financiera y que eso repercuta en una mejor calidad de vida en todo ámbito.

Al formar parte de Realizados tienes como Regalo de Bienvenida 3 VIDEOS que te mostrarán cómo comenzar a mejorar tu vida financiera y que eso repercuta en una mejor calidad de vida en todo ámbito.

Al formar parte de Realizados tienes como Regalo de Bienvenida 3 VIDEOS GRATIS que te mostrarán cómo comenzar a mejorar tu vida financiera y que eso repercuta en una mejor calidad de vida en todo ámbito.