La casa propia

Contenidos

Un objetivo de vida que muchos traemos desde la cuna

Si me pongo a pensar un momento, todas las personas que conozco han dicho alguna vez, o dejaron entrever, que querían tener su casa propia con un dejo de máxima ilusión en su voz y/o rostro. Tengo la impresión de que es el objetivo de los objetivos, el logro de los logros, algo así como rescatar a la princesa en un juego de Super Mario Bros (mi carnet en el subsuelo jajajajaja).

Desde que nací, mi familia y yo vivimos en la “casa propia”: un inmueble modesto pero acogedor, con paredes envueltas en papel un mural que, con el pasar de los años, cambió muchas veces de color. Cuando las cuotas del crédito hipotecario de la casa terminaron, fue todo un acontecimiento. Mis padres estaban felices y yo también (la felicidad se contagia fácilmente a [email protected] niñ@s jijiji), por fin podíamos decir que esa estructura de madera y concreto era nuestra, se sentía diferente… ¿o no?

Historias de vida que sustenten este deseo hay muchas y muy variadas. De esas historias y enseñanzas familiares nacen las motivaciones que respaldan la aspiración a un lugar propio donde vivir, ojalá en el plazo más corto posible luego de dejar el nido.

No obstante, hoy en día he cambiado de parecer. En esta materia considero que las emociones nublan un poco el discernimiento, pudiendo llevar a más de alguna persona a tomar decisiones sin tener en mente la perspectiva completa ni su objetivo final de vida, es decir, la verdadera princesa.

Hay algunas cosas que sería útil tener en cuenta antes de tomar tomar la  decisión de vivir en la casa propia y expondré las que considero más importantes:

  1. Capacidad de Crédito Finita

En algún artículo anterior expuse que este es uno de los 5 activos que posees y que cada persona tiene asociado un monto diferente de crédito. Al respecto, es importante que sepas que si lo utilizas en bienes que no generan beneficios económicos, los que se conocen como «de consumo», este recurso se irá agotando sin opción de renovarlo, hasta que pagues la deuda. Por otro lado, cuando el crédito lo utilizas en algo que te brinda dinero por sobre la cuota, el banco reconoce que se has hecho muy buenas gestiones y renueva tu capacidad de crédito, incluso podría aumentarla.

  1. Decreto con Fuerza de Ley n°2 (Chile)

Más conocido como DFL-2, expone que las Personas Naturales o Físicas no tendrán que pagar impuestos por los ingresos percibidos del arriendo de un inmueble, siempre y cuando se destine su uso a la habitación y no al comercio. Además, no debe tener más de 140 metros cuadrados. Lo anterior es debido a que los ingresos por estos bienes raíces son «no constitutivos de renta», hasta por un máximo de 2 viviendas, en otras palabras, si tengo una casa o departamento en arriendo de las características mencionadas, ese ingreso va directo a tu bolsillo.

Lo importante de este punto, es la consideración de que los inmuebles se acogen al DFL-2 en orden cronológico de adquisición, por lo que si vives en la primera vivienda que adquiriste, es decir, en tu casa propia, sólo te quedaría una opción más para aprovechar este beneficio tributario.

  1. Casa “propia”

La sensación de pertenencia que podrías experimentar al firmar la escritura del bien raíz, se traduce a veces en el olvido de que la vivienda no será tuya hasta que termines de pagar el crédito. Como bien sabes, la propiedad queda hipotecada al comprarla con crédito, por eso se llama «hipotecario». Si por alguna razón no cumplieras con el compromiso de pago, el banco haría uso de su derecho y remataría el bien para saldar tu deuda.

Todo lo anterior, no quiere de ninguna forma estigmatizar el sueño de la casa propia; es un deseo completamente válido si lo tienes, tal como cualquier otro. Lo que pretende realmente esta publicación son 2 cosas: La primera, promover tu reflexión acerca de las emociones entorno a este tema, debido a que a veces no se trata de un deseo personal, sino más bien de una forma de cumplir expectativas externas. La segunda y la más importante, entregarte una visión más amplia, que te permita tomar una decisión consciente al respecto y, sobre todo, informada.

Ahora que tienes un conocimiento más profundo de lo que puede hacer la capacidad de crédito por ti, te dejo planteada la reflexión acerca de otra creencia popular, muy ligada a la publicación de hoy: ¿Arrendar es botar el dinero? Queda hecha la invitación para que comentes tu punto de vista al respecto :) ¡Un abrazo!

Más artículos

¿Sabes qué tipo de inversiones se ajustan a tus necesidades? ¡Aprende en qué invertir! Ya hemos hablado de los 5 activos que posee

Artículo completo >>

¿Sabes cómo calcular la rentabilidad real que necesitas de una inversión? En este artículo te lo explico en detalle para que aprendas a

Artículo completo >>

La “cultura de lo instantáneo” es un componente esencial de las generaciones actuales y muchas veces la principal razón de su boicot financiero

Artículo completo >>

Aprende qué tan eficiente puede llegar a ser tu dinero. Hace unos días tuve una interesante conversación con un alumno de un curso presencial,

Artículo completo >>

¡Felicidades!

Estás a 1 paso de conocer los 6 métodos más eficaces para comenzar a ahorrar

Responsable: Realitzats JNAD S.L. | Finalidad: enviarte contenidos, información, ofertas y publicidad | Legitimación: tu consentimiento. | Destinatarios: los datos estarán en los servidores de ActiveCampaign , LLC, en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. | Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.